Fundación Atenea se adhiere a la ROSEP

Ante la ausencia de una red que aglutine a todas las entidades que trabajamos en el entorno de la Justicia Penal y Penitenciaria, sobre todo relacionada con la exclusión social, desde hace varios años, organizaciones sociales presentes en el Consejo Social Penitenciario (CSP) pensaron en crear una red que englobara a todas las que de alguna manera intervienen en el entorno penal y penitenciario y que estuviera fuera del CSP.

La idea primigenia era lograr una unión y un discurso común sobre determinados temas que la actualidad penal y penitenciaria estaba poniendo sobre la mesa y que necesitaban una respuesta o una reflexión conjunta. En esos momentos se había tomado conciencia de la necesidad de hacernos más fuertes, de mostrar posturas unitarias, de conocernos y apoyarnos mutuamente.

A partir de aquí comienza su andadura esta plataforma a la que llamamos ROSEP: Red de Organizaciones Sociales del Entorno Penitenciario, una red de ámbito estatal, formada por organizaciones del Tercer Sector que intervienen en las prisiones y en su contexto. ROSEP es, por tanto, una red avalada por la experiencia de un número importante de organizaciones que comparten sus fines, objetivos y actuaciones encaminadas a la transformación del contexto penal y penitenciario y también una red con vocación de trabajar con otras plataformas estatales e internacionales, administraciones públicas, entidades, medios de comunicación… y con un marcado sentido de creencia en las relaciones externas. Además, ROSEP se plantea como un foro para el “crecimiento” de las entidades que la integran y a la par, de las personas que componen estas entidades con el fin de dar respuestas a la población afectada por la Justicia Penal.

ROSEP surge en base a la detección de necesidades que las entidades que trabajan en este ámbito han venido detectando, y que han motivado la unión de las mismas con el objetivo de ofrecer mejores y más coordinadas respuestas a los problemas y disfunciones que se producen en relación con las personas afectadas por la Justicia Penal, las que están privadas de libertad o se hallan sujetas a penas y medidas alternativas a la prisión o medidas de seguridad y a los problemas que nos surgen en el día a día las entidades que trabajamos con esta población.
Algunos de esos aspectos son:
- La defensa de los Derechos Humanos y la Justicia social como pilares básicos del Estado y valores fundamentales de la labor de las propias entidades sociales.
- La necesidad de establecer canales de comunicación con la administración penitenciaria más eficientes y representativos.
- La necesidad de intervenir y participar en las decisiones que en política penitenciaria se adopten para mejorar el funcionamiento del entorno penitenciario.
- La necesidad de crear un espacio común para compartir experiencias y recursos de atención a las personas privadas de libertad en su proceso de tratamiento y reinserción.
- La necesidad de revisar y reflexionar acerca del alcance que tiene la aportación e implicación de las entidades colaboradoras con la administración penitenciaria en el devenir de las personas con las que se interviene y participan en sus programas.
- La necesidad de reflexionar sobre cuál es la importancia y valor real del trabajo que desarrollamos las distintas entidades en los centros penitenciarios donde se interviene.
- Profundizar en los modos de hacer efectivo el ejercicio real de los derechos de las mujeres y hombres que se encuentran privados de libertad.
- La necesidad de visibilizar la realidad de las mujeres y hombres privados de libertad en la sociedad.
- La necesidad de ofrecer mejores respuestas a las necesidades detectadas en el trabajo con las mujeres y hombres presos.
- La necesidad de visibilizar la realidad de las mujeres reclusas y las discriminaciones que sufren por razón del género, buscando una respuesta adecuada a sus verdaderas necesidades.
- La necesidad de complementar las actuaciones que se llevan a cabo dentro de las prisiones para dar respuestas a otros condicionantes extrapenitenciarios que configuran la realidad de las personas privadas de libertad.

FORMAMOS ROSEP:
Fundación Atenea, Fundación Manantial, Comité Antisida de Salamanca, Asociación “Con un pie fuera”(CUPIF), Asociación Camino de Fe y Esperanza, Fundación Atenea, Asociación Colectivo La Calle, Fundación Secretariado Gitano, Incide, Asocicación para la Reinserción Social Zaqueo, Asociacion Arrats, Asociación Albéniz, ESEN (Espetxe Sarea Euskadi-Nafarroa), ADAP, Madres en Defensa de los Jóvenes
Drogodependientes, UNAD (Unión de Asociaciones y Entidades de Atención al Drogodependiente), Asociación Arrabal AID, ASFEDRO, Fundación Prolibertas, CEPA (COLECTIVO DE PREVENCION E INSERCION ANDALUCIA), FUNDACIÓN CRUZ BLANCA,
Federación Andaluza ENLACE, Federación Liberación, ASOCIACION CIUDADANA DE AYUDA AL TOXICOMANO (ACAT), Rompe Tus Cadenas, ADHEX, CONCAES, GIRASOL LEVANTE, Asociación PODEMOS, ASFEDRO, Asociación PRETOX, SILDAVIA, ASIES
(Asociación Igualdad es sociedad, derechos y oportunidades para colectivos en desventaja), Asociación Benefica DARSE, Asociación Pasos Solidarios, SOLIDARIOS para el Desarrollo, Fundación Adsis, Asociación Zubietxe, CARITAS ESPAÑOLA, Asociación SARE, ACOPE, PATIM, FEREDE, Asociación Evangélica Nueva Vida, Pastoral Penitenciaria de Avilés.

 

Tags: , ,