Resumen de la Jornada Mujer y Drogas. Madrid 21 de abril de 2016

La Jornada “Mujer y Drogas. Lo que las estadísticas ocultan” forma parte de un proyecto de sensibilización financiado por el Plan Nacional sobre Drogas que ha consistido en una exposición itinerante que ha viajado por distintas localizaciones (Madrid, Sevilla, Albacete, Mérida, Alicante y Argentina), unos talleres en los que se ha trabajado con mujeres a través del contenido de la exposición y unas jornadas que se han replicado en Mérida el 16 de marzo,  Madrid el 21 de abril, Sevilla 3 de junio y  Albacete 16 de junio.

La jornada celebrada en Madrid el 21 de abril de 2016 tuvo una gran acogida por parte de profesionales y personas interesadas recibiendo más de 150 solicitudes de participación.

Francisco Rábago Lucerna, subdirector General de Información, Estudios y Coordinación de Programas de Prevención, Asistencia y Reinserción del Plan Nacional Sobre Drogas y Domingo Comas Arnau, presidente de Fundación Atenea, nos dieron la bienvenida y reafirmaron su compromiso con la igualdad entre mujeres y hombres e hicieron patente la necesidad de seguir trabajando en esta línea con un enfoque de derechos, con un enfoque feminista, es decir, desde una perspectiva de género.

Patricia Martínez Redondo, Antropóloga y educadora social, realizó la ponencia marco sobre Mujer, drogas y exclusión social, basada en su larga trayectoria profesional en este ámbito, poniendo de manifiesto cuestiones como que hablar de mujeres no garantiza que se aplique la perspectiva de género o la necesidad de establecer la perspectiva de género en todas las fases/componentes: como herramienta de análisis de la realidad, diseño, evaluación, etc., no como “tema” o punto aparte de la intervención y proyectos.  Para Patricia Martínez Cuando se habla de enfoque o perspectiva de género nos referimos a la incorporación de las herramientas necesarias para visibilizar los efectos del género (como sistema de estratificación social, que genera identidad) en nuestra sociedad y en las personas, en los procesos macro y en los micro, en una retroalimentación e interrelación constante de los mismos.

Raquel Cantos Vicent, consultora de investigación de Fundación Atenea, a través de su ponencia, El caso de la imagen social y los patrones de consumo, presentó los resultados de los talleres de trabajo realizados en el marco del proyecto de sensibilización “Mujer y Drogas. Lo que las estadísticas ocultan”  gestionado por la Fundación Atenea y financiado por la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre drogas. En ellos se refleja entre otras muchas cosas como las mujeres consumen sustancias legales o aceptadas socialmente que difieren a las que consumen habitualmente los hombres porque con ello evitan el rechazo social que provoca que una mujer sea consumidora. También se aprecia como la imagen social de una mujer consumidora se asocia a la marginalidad y a la prostitución existiendo la idea de un consumo de sustancias ilegales que no corresponde con la realidad.

Gemma Altell, subdirectora de área género, adicciones y familia de Fundación Salud y Comunidad, en su ponencia, El caso de la relación entre el consumo de drogas y los abusos sexuales en contextos de ocio nocturno, parte de la idea de que la Igualdad de consumo (incorporación/normalización mujer a consumo en contextos de ocio) no implica igualdad en los contextos de consumo y que el hecho de que las mujeres jóvenes consuman como los hombres en espacios de ocio nocturno no significa que estas mujeres transgredan la pauta de feminidad sino que responden a nuevos mandatos de una nueva identidad femenina hegemónica. Como consecuencia la violencia sexual contra las mujeres se produce más frecuentemente en contextos del ocio nocturno. Además existe una relación entre el consumo de drogas, el acoso y los abusos sexuales en los contextos de ocio nocturno. La percepción de los/las jóvenes respecto a estos riesgos es clave para el desarrollo de campañas preventivas y de RRRR.

La jornada continuó ofreciendo un espacio de debate con diferentes profesionales del ámbito social, distribuidas en dos mesas redondas ambas moderadas por Isabel Martínez, coordinadoras de proyectos de Fundación Atenea en Madrid.

En la primera mesa la participación de Nines Jordán, orientadora laboral en Fundación Atenea, Ana Fernández de Vega, facilitadora de aprendizajes y divulgadora feminista y Javier Martín, responsable de comunicación en Fundación Cruz Blanca, debatieron sobre varias cuestiones en relación a la imagen:

  • ¿Qué imagen existe de las mujeres consumidoras y adictas?
  • ¿Cómo afecta a las mujeres en su vida?  ¿Cómo construyen estrategias para  afrontar esta imagen?
  • ¿Cómo abordarías tu trabajo desde la perspectiva de género y qué haría más fácil tu trabajo en este sentido?

El debate giró en torno a la “no imagen” de las mujeres consumidoras, a la falta de un imaginario de consumo con características femeninas propias. Esta “no imagen” se deriva de un proceso inconsciente e ideológico muy profundo que tiene que ver con la mirada androcéntrica y que supone la invisibilización de las mujeres consumidoras y adictas por medio de la asimilación de los modelos de consumo masculinos. Además se resaltó que los medios de comunicación contribuyen y reproduce la imagen estereotipada de mujer consumidora como mujer vulnerable, deteriodada y negativa. No existe una imagen normalizada de la mujer consumidora en los medios de comunicación.

En la segunda mesa de debate se contó con Eva Ovejero, directora del Programa Casa de Acogida “Miguel Ferrer” en la Fundación Prolibertas, Susana Fernández Martínez, Psicóloga en la Asociación Arcoiris, Carmen Mellado, psicóloga del programa Ariadna en Fundación Atenea y Alejandra Sánchez, participante del programa Ariadna de Fundación Atenea, quienes debatieron sobre las siguientes la imagen de las mujeres consumidoras en prisión:

  • ¿Qué imagen existe de las mujeres consumidoras y adictas?
  • ¿Cómo afecta a las mujeres en su vida en prisión y una vez fuera de ella?  ¿Cómo construyen estrategias en su vida cotidiana?
  • ¿Cómo abordarías tu trabajo desde la perspectiva de género y qué lo haría más fácil?

La mesa giró en torno a la triple estigmatización que sufre una mujer consumidora en prisión. Cuando además se suma la condición de madre el resultado suele ser catastrófico. Las prisiones así como las políticas penitenciarias están pensadas para hombres y adolecen de perspectiva de género. Además existe una tendencia a la medicalización de la mujer en prisión como solución a sus problemas.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , ,