Debemos lograr que nuestro cuerpo deje de ser un campo de batalla. Entrevista a Pilar V.de Foronda

Comprometida con el arte y género, la escultora Pilar V. De Foronda trabaja por visibilizar a las mujeres en su mundo, el arte. “Como escultora recoge todo lo que el cuerpo, y sobre todo el cuerpo femenino, es capaz de encerrar como fuerza sostenedora, como lo es también la de la tierra, de todo cuanto es vivo y cuanto existe”, dice de ella Laura Gil, profesora Cum Laude en Historia del Arte. Fue una de las ponentes de la jornada organizada por la Fundación Atenea para hablar de Género e Inclusión social.

“Lo personal es político”, recordabas durante el evento para decir que hay que romper el espacio privado en el que reinan las mujeres. ¿Cómo?

Tenemos que ocupar espacios tradicionalmente masculinos, tal y como venimos haciendo desde hace tiempo, y exigir –al tiempo- que ellos ocupen los espacios tradicionalmente femeninos, como apenas hacen.

¿Y desde el arte?

Debemos utilizar el arte como herramienta de denuncia de la injusticia social que suponen las desigualdades y las violencias en cualquiera de sus facetas. Hay también que exigir que haya la misma representación de mujeres y hombres en calidad y en cantidad en todos los ámbitos artísticos.

Hablabas de las diferencias entre lo personal y lo individual, dos conceptos que se malversan.

Sí. Eslóganes como “mi cuerpo es mío” se utilizan para reivindicar comportamientos masculinizados que no comparto en absoluto. Desde lo individual lo respeto y puedo llegar a compartirlo, pero desde lo personal nos daña a todas y me resulta intolerable.

La historia está secuestrada por la mirada de ellos, que son quienes la escribieron. Las mujeres no tienen apenas simbología. ¿Hasta cuándo?

Es fácil. Eso dejará de ocurrir cuando las mujeres ocupemos la mitad de los espacios públicos con una conciencia feminista bien entendida.

Hablas de violencias simbólicas. ¿Dónde son más graves?

Sobre los cuerpos de las niñas. Se las está hipersexualizando y su infancia se está haciendo cada vez más corta.

En tu propuesta artística hablas del cuerpo femenino como fuerza sostenedora. Explícate.

Las mujeres tenemos la capacidad de crear y procrear. No necesitamos subliminar la idea de la procreación, porque la poseemos. Y hemos logrado conquistar la creación; ya no se nos cuestiona nuestra capacidad intelectual de crear desde conceptos biologicistas como se hacía no hace mucho. Al menos en este nuestro pequeño primer mundo. Debemos lograr que nuestro cuerpo deje de ser un campo de batalla para, en armonía con él, dotarnos de toda nuestra fuerza creadora. Es el trabajo que podemos llevar a cabo cada una de nosotras para acabar con el patriarcado que nos ocupa.

Por último, ¿qué impresiones te llevaste de la jornada organizada por Atenea?

Ocupar un espacio como el del Ayuntamiento de Madrid con unos mensajes tan potentes, feministas e inclusivos me pareció un gran logro. El privilegio de escuchar a maestras como Maria Pazos, Soledad Muruaga o Alicia Miyares, por citar algunas, en un contexto como el de la inclusión social es algo necesario que deseo que ocurra con más frecuencia. Y el buen trato con ese “catering” estupendo para tener la oportunidad de hacer “networking” fue un broche de oro.

Tags: , , , , , ,