I Encuentro Mujeres por la transformación social

Un espacio para la reflexión y el intercambio de experiencias con el machismo como trasfondo del debate podría ser un resumen claro de lo que fue el I Encuentro Mujeres por la transformación social. El objetivo: crear un lugar para el intercambio de experiencias, la reflexión, la narración en primera persona, la creación de redes de mujeres, la provocación, la exposición y visibilización de distintas acciones creativas en un ambiente distendido, festivo y feminista. Ocurría en Sevilla, en las Tres Mil viviendas, organizado por la Fundación Atenea, dentro del programa Higea.

“Más allá de modelos de atención a necesidades básicas, desde el Programa Higea se apoya el papel de las mujeres (de todas las mujeres) como agentes de cambio. Trabajamos para desarrollar una intervención más allá de sus dificultades que permita visibilizar y reforzar sus potencialidades y recursos personales para la transformación social”, explicaba Nacho López, responsable de la fundación en Andalucía, que remataba su parafraseando a la artista Frida Kahlo con su “pies ¿para qué os quiero si tengo alas para volar?”.

En esta primera convocatoria, se utilizaba el arte como elemento transformador. Por eso la jornada puso en relieve distintas experiencias, formas de expresión, voces y lenguajes propios… de mujeres diversas que muestran relatos nuevos con los que mirar y crear mundo. En la actividad, que estuvo abierta a todo el mundo, participaron 115 personas: mujeres usuarias del programa, vecinas del barrio, representantes de la Administración, profesionales del Tercer sector y alumnos y profesores universitarios.

Arte con causa

“De lo visible a lo invisible. De lo ficticio a lo real”, una serie de diez pinturas realizadas por Amelia Villalva y Roma Velarde representó cómo nos vamos imponiendo máscaras para ocultar la verdad y sobrevivir. La obra –con la que se abrió la jornada- busca también criticar los cánones de belleza y las imposiciones estéticas que imperan y esclavizan. El baile, la expresión corporal y la liberación del cuerpo llegó de la mano del Grupo de Autoestima Flamenca “Las esqueletas”, cuyo objetivo no es otro que compartir el potencial que tiene el aprendizaje del arte flamenco para sanar el cuerpo, la mente y las emociones. “El baile nos ayuda a desmontar ideas preconcebidas sobre el flamenco para comprender que… la gracia está en todas las personas”, se escuchó en la sala.

El grupo de teatro “No nos duele ná”, que hace del teatro una herramienta de transformación social, denunció –mediante una dramatización y un diálogo con el público- la invisibilidad del trabajo en el hogar. Por último, también se presentó el corto, realizado desde Higea, ¿Te parece extraño?, un montaje audiovisual que busca denunciar el machismo presente en 1.001 situaciones cotidianas.

El programa Higea persigue mejorar las condiciones de vida de las mujeres en situación de vulnerabilidad o desventaja social, desde una metodología propia que sitúa en el centro a las mujeres como sujetos y no como objeto de intervención, como protagonistas de sus procesos de cambio y como agentes de transformación social.

 

 

Tags: , , , , , ,