Aguas termales para reducir los daños y riesgos del patriarcado

Por Paz Casillas Martínez, Gerente de la Fundación Atenea.

Leí hace unos días que la sororidad es el mejor antídoto para combatir los zarpazos del patriarcado. Un patriarcado que culpabiliza y penaliza ser mujer y no seguir los mandatos tradicionales a la vez que convierte a las mujeres en objetos en función de los deseos masculinos.

Ya en la Roma de Augusto las patricias eran condenadas al ostracismo en islas diminutas si elegían vivir al margen del matrimonio o cometían adulterio y eran tachadas de prostitutas si no eran propiedad de un solo hombre…”Si no son de uno lo serán de todos”

En una cultura que guardaba celosamente la castidad de las mujeres casadas, existía una demanda y una oferta de “servicios sexuales”. Y si no había suficiente oferta se recurría al mercado de esclavas…una historia que lamentablemente pervive y crece como una economía de escala en la era neoliberal…

El pasado mes de junio un grupo de mujeres participantes del proyecto Higea de Sevilla visitamos la villa termal de Laias en Orense y nos alojamos en el hotel balneario Laias Caldaira.

Los hoteles y balnearios Caldaira son un grupo empresarial con una firme decisión de conseguir impacto social. La responsabilidad social empresarial no es para el grupo un lema de marketing, la practican y lo hacen cada vez con un enfoque más coherente e interesante. La salud en su amplio sentido como un derecho desarrollando acciones positivas para mujeres en exclusión social. Francisco Javier Soto, director gerente de Caldaira nos comentó la satisfacción de la firma con las acciones de colaboración que en este sentido realizan con diferentes ONG y su intención de seguir apostando por proyectos viables desde el punto de vista económico que también mejoren la vida de personas en situación de riesgo. El envejecimiento en los procesos de inclusión social es una de sus prioridades en materia de responsabilidad social. Y es que las aguas de la villa termal son salud, como nos indicó la Dra. Dolores Fernández, directora médica del grupo. “Unas aguas hipertermales que surgen de la tierra a 51º, predominantemente bicarbonatadas y alcalinas y especialmente recomendadas para recuperarse de operaciones quirúrgicas y accidentes traumáticos”. “De manera general, por el tipo de aguas minero medicinales y las técnicas de aplicación, nuestro tratamiento está enfocado a procesos crónicos y/o subagudos del aparato locomotor, de tipo degenerativo, inflamatorio y de estructuras para-articulares que cursan con dolor, con limitación del recorrido articular y por lo tanto de la movilidad: lumbalgias, cervicalgias, fibromialgia, síndromes de hombro doloroso, tendinopatías etc. Otro campo de acción es como coadyuvante de procesos dermatológicos de larga evolución como son los eccemas crónicos, psoriasis… Pero fundamentalmente el enfoque terapéutico va dirigido a cada persona”

En Laias Caldaira los tratamientos de hidroterapia y masoterapia, sus termas y piscinas son una terapia para el alma, la piel y los huesos.

Nos acompañaron en el viaje, Inmaculada Martínez, educadora del programa Higea Sevilla y Pilar Farelo y Pilar García Jover, coach dedicadas a trabajar la autoestima desde una perspectiva de género, a potenciar las habilidades sociales y emocionales de las mujeres, generando lazos de sororidad entre ellas.

Todas las participantes en esta experiencia coincidimos en reivindicar la sororidad como estrategia terapéutica, como experiencia curativa. Porque las heridas del patriarcado son muchas y las sufrimos sobre todo las mujeres. En una sociedad llena de incoherencias e hipocresías, las mujeres corremos más riesgos a las vez que sufrimos más estigma social…increíble, injusto y claramente a compensar. Y la sororidad es compensatoria, no hay la menor duda.

Los grupos de mujeres a mí me han salvado la vida desde siempre, en muchos momentos, si bien no recuerdo un grupo como éste que me haya dado tanta energía, tantas ganas de reír, de bailar, de comer rico, de celebrar la vida, de seguir trabajando, de seguir reivindicando lo que hacemos toda la gente que formamos parte del proyecto Atenea y agradezco a todas las personas que lo hicisteis posible y a las mujeres que me acompañasteis en este viaje vuestro compromiso y cuidado. Nunca unas aguas fueron tan ricas y compensaron tanta desigualdad e injusticia.

Tags: , , , , , , , , , , , ,