Inserción sociolaboral para personas penadas a trabajos en beneficio de la comunidad

En la pasada convocatoria estatal del IRPF y para ejecutar durante el año 2018 Fundación Atenea ha recibido una subvención dirigida a impulsar un programa de Formación y Orientación Laboral con personas penadas a Trabajos en Beneficio de la Comunidad (TBC).

Los trabajos en beneficio de la comunidad suponen una de las penas alternativas a la prisión (junto con la suspensión y la sustitución  de condena a las penas privativas de libertad) para delitos de menor entidad, atendiendo al principio de proporcionalidad y carácter reeducativo de las penas. Las alternativas a la prisión buscan reducir la reincidencia en delincuentes primarios a través de un cumplimiento activo, realizando labores de utilidad pública que repercuten en la comunidad y en un contexto de libertad. Las condenas a TBC suponen la realización de trabajos en entidades sociales u otros organismos.  Estas condenas se imponen por la judicatura cuantificadas en jornadas de trabajo. El artículo 49 del código penal permite y el RD 840/2011 regula, la participación de forma voluntaria “en talleres o programas formativos o de reeducación, laborales, culturales, de educación vial, sexual y otros similares” en lugar de cumplir las TBC. Para dar cobertura a esta opción de cumplimiento desde la Institución Penitenciaria se han desarrollado diferentes talleres y programas específicos de carácter psicoeducativo que se encuentran vinculados, en la mayoría de los casos, al tipo de delito cometido por la persona infractora. Así existen programas específicos para penados a TBC por delitos contra la seguridad del tráfico, violencia de género, violencia familiar, agresiones sexuales o tenencia de pornografía infantil. El programa que pone en marcha Atenea viene a cubrir la necesidad de programas que se dirijan específicamente a mejorar la empleabilidad de las personas participantes e iniciarlas en un itinerario de inserción de carácter socio laboral. No va, por lo tanto, dirigido a una tipología delictiva específica y se ofrece a todas aquellas personas a las que el inicio de un itinerario de inserción laboral puede suponer un factor de protección frente a la reincidencia.

El cumplimiento de este tipo de condenas se encuentra bajo la tutela del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria y se gestiona desde el Servicio de Gestión de Penas y Medidas alternativas en cada territorio. Para el año 2018 se van a desarrollar acciones piloto en las comunidades autónomas de Castilla La Mancha y Madrid, el desarrollo de itinerarios individualizados de 90 horas de duración en los que se trabaja principalmente en un formato grupal que incluye acciones encaminadas a la mejora de competencias transversales y específicas en el empleo, autodiagnóstico de empleabilidad, herramientas para la búsqueda activa, recursos de empleo…

La experiencia de Atenea en el trabajo de acompañamiento sociolaboral con personas en situación de grave exclusión nos permite afrontar este reto con garantías  y pretendemos que se convierta en un referente para el abordaje de las necesidades laborales entre la población penada a TBC.

Según Israel Fábregas, coordinador del proyecto “las medidas alternativas a las penas de privación de libertad son una oportunidad para incidir sobre la etiología delictiva y al cumplir las condenas en el contexto comunitario, la persona puede atender a sus responsabilidades sociales a la vez que se evitan aquellos factores de desestructuración y por tanto de riesgo, vinculados a la estancia en prisión”. En este sentido tiene un mejor encaje en el mandato constitucional del carácter reeducativo de las penas y contempla, en parte, acciones de justicia restaurativa alejadas de la idea de “venganza” que atraviesa en la actualidad determinados discursos en torno a la reprobación social del delito que nos acercan a tiempos pasados.

Tags: , , , , , , , , , , , , ,